miércoles, 6 de septiembre de 2017

Facebook, twitter y WhatsApp en el punto de mira por médicos y pacientes

Revisando las últimas noticias me encuentro con una curiosa publicada hace unos días en Inglaterra. El General Medical Council de Reino Unido, es decir lo que podría ser equivalente en España a la Organización Médica Colegial, ha realizado 28 investigaciones del uso de Facebook, twitter y WhatsApp por parte de médicos para ver si “excedían” los límites permitidos. 

La investigación surgió por diferentes quejas de empleados públicos, incluidos médicos y pacientes. Se realizaron 20 investigaciones por el uso de Facebook, 5 por twitter y 3 por Whatsapp. 

El resultado fue que en dos casos se suspendió la actividad del médico (no indica si temporal o definitivamente) como consecuencia de una mala conducta, entendiendo que eran situaciones graves que ponían en peligro la integridad y la confianza del público en la profesión. En dos casos se llevaron “restricciones” a los médicos que pueden suponer que no realice un procedimiento en particular, obligarle a un reciclaje o a estar bajo supervisión especial un tiempo. En tres casos el médico recibió una advertencia del uso “no adecuado” de la herramienta en base al código ético de la profesión médica, indicando que no debe repetirse dicha situación. El resto de investigaciones se consideraron leves y se cerraron directamente o con asesoramiento al médico en cuestión. 

Un estudio curioso y sobre todo que nos tiene que recordar que debemos extremar las precauciones cuando usamos las redes sociales de manera “práctica” y que no todo vale cuando estamos hablando de pacientes, compañeros y redes sociales.

Visto en: 

miércoles, 26 de julio de 2017

¿Podemos utilizar los medicamentos caducados en práctica clínica?

El tema de la caducidad de los medicamentos siempre ha sido bastante controvertido, la pregunta del millón: ¿se pueden usar después de la fecha de caducidad? 

La fecha de caducidad de los medicamentos es el límite en el que las agencias reguladoras y las compañías farmacéuticas aseguran su estabilidad fisicoquímica y eficacia, normalmente dos o tres años desde su fabricación. Después de que “expire” esta fecha de caducidad no podemos asegurar que estos medicamentos sean eficaces, en base a estudios, pero tampoco que no lo sean. En EEUU se ha estimado que a nivel hospitalario los medicamentos caducados pueden suponer unas perdidas de 800 millones de dólares al año, eso sin contar farmacias de calle y atención primaria. 

En 2015 en la revista de la prestigiosa Clínica Mayo de Minnesota “ Mayo Clinic Proceedings” se publicó un artículo llamado "Extending Shelf Life Just Sakes Sense", que abordaba este tema, sugiriendo que a las farmacéuticas se les podría requerir establecer una fecha de vencimiento preliminar y luego obligarlas a actualizar la fecha de caducidad de los medicamentos con pruebas a largo plazo. Los organismos regulatorios, la FDA en EEUU, también podrían hacerlo. Sobre todo en los medicamentos de almacenaje en farmacias (hospitalarias, comunitarias o de atención primaria) donde la buena conservación de los mismos está asegurada. De hecho en España hemos vivido en los últimos años un caso inusual al respecto. Debido a la pandemia de gripe A en 2009-2010 se elaboraron muchos comprimidos de oseltamivir por parte del ejército y su caducidad se ha ido ampliando año a año por parte de la agencia española del medicamento sin aparentes problemas. 

Este tema ha estado de actualidad en los últimos días en la prensa norteamericana porque dos investigadores de California (Gerona and Cantrell) han analizado envases de medicamentos olvidados en la trastienda de una pequeña farmacia que tenían en torno a 30 o 40 años de antigüedad encontrando en muchos principios activos una actividad similar a la que tendrían si hubiesen sido fabricados ahora. Estos mismos investigadores ya publicaron en 2012 un artículo sobre este tema recomendando la utilización de muchos medicamentos caducados. En este sentido un estudio en 2006 sobre 122 medicamentos también demostró que la mayoría eran estables después de su fecha de caducidad. 

Las preguntas son: 

¿Nos podemos permitir “tirar a la basura” medicamentos que aunque se supone que están caducados se pueden utilizar sin problema? 

¿Quién se encarga de garantizar este aumento de caducidad… los organismos oficiales, la industria farmacéutica? 

¿Merece la pena ocuparnos de este tema? 

Si tenemos en cuenta las cifras americanas, la respuesta a esta última pregunta es claramente si.

domingo, 9 de julio de 2017

¿Estás listo para la revolución de la salud participativa?

La atención centrada en el paciente nace como una corrección a una medicina vertical que trata a los pacientes como "imbéciles". Todo esto está cambiando y la medicina del siglo XXI será un modelo de salud participativa.

Las semillas del cambio ya están sembradas con la digitalización de todos los aspectos de la vida. Cada vez más personas pueden obtener mas información e integrar y administrar sus esferas financieras, sociales, domésticas y médicas, y decidir con quién y con quién no compartir esa información. 

Tres principios fundamentales darán forma a este futuro en medicina: 

1) La información compartida (apertura de los registros de salud electrónicos) 

2) El compromiso compartido (incluida la flexibilidad en la medida en que el paciente quiere tomar parte de las decisiones médicas) 

3) La responsabilidad compartida (sustituyendo la autoridad médica por la confianza mutua). 

En esta revolución, las cosas podrían ir bien o mal. Ir bien significaría una mejor salud, un mejor cuidado de la salud y una mayor autonomía para los pacientes, con el potencial de alejarnos de la hipermedicalización en la que vivimos. Pero también puede salir mal. Los datos digitales se pueden utilizar para manipular, coaccionar, vigilar, orientar y gestionar a las personas, así como para perpetuar o incluso ampliar las injusticias y desventajas sociales. 


Esto ya está pasando y es imparable…renovarse o morir.

lunes, 3 de julio de 2017

Actitud, actitud, actitud

Cumples años, ganas experiencia, has trabajado al lado de múltiples profesionales, da igual el estamento, has compartido, has aprendido al lado de ellos, incluso porque no, te has emocionado… Mucha gente ha pasado por mi vida y cada vez es mas fácil saber quienes son los buenos, quienes son los que tiran de todos esto, quienes son los que suman, los que restan, los que multiplican, los que dividen.

Después de algún camino recorrido lo tengo cada vez mas claro, no importan tanto los conocimientos, el curriculum (si se tienen mejor que mejor), no importan tanto las habilidades (si se tienen mejor), no importan tanto los años trabajados (si se tienen mejor)…lo que realmente importa es la actitud. Es ser optimista en el trabajo, ayudar a los demás, no poner trabas, buscar soluciones, pensar que todo es posible, cambiar las cosas, intentar disfrutar de tu trabajo y contagiar todo eso a los que te rodean. 

Actitud, actitud, actitud.

martes, 13 de junio de 2017

La sanidad, la ópera y Amancio Ortega

Rolls Royce de John Lennon 1968
Últimamente el debate sanitario tiene un denominador común, la donación de Amancio Ortega a la sanidad pública de sus famosos equipos para combatir el cáncer. A Extremadura llegarán 4 aceleradores lineales valorados en 13 millones de euros.

Este caso me recuerda a una anécdota que le escuché a un médico, jefe de servicio de mi hospital. 

Contaba que había tenido la suerte de adquirir entradas para una “premier” de ópera en New York. Antes de empezar la función, un presentador salió al escenario y comentó que dicha función era posible gracias a la donación de Mr and Mrs.Smith, presentes en la sala. Acto seguido toda la “cla” se puso en pie y dedicó una sonora ovación de entusiastas aplausos dirigidos a los generosos Mr and Mrs. Smith allí presentes. Ante tal circunstancia el amigo espetó a sus acompañantes: “Esto pasa en mi pueblo y el foro cuchichea sin parar cosas como: de donde lo habrán sacado, corruptos, seguro que es de lo que han robado, que se creerán...”

En fin...¿cuestión cultural?

martes, 6 de junio de 2017

Pacientes y tecnología: promesas que no valen nada

Hace unos meses leía el artículo de opinión de BMJ “Promise, promise” donde reflexiona sobre la fuerte inversión que se está haciendo en TICs (tecnologías de la información) en sanidad, sin conocer todavía bien sus resultados. 

En Estados Unidos los médicos pasan dos horas frente al ordenador por cada hora que están con los pacientes, teniendo los datos de salud electrónicos importantes problemas de interoperabilidad y utilización “útil”. 

Por su parte el NHS británico ha decidido hacer una gran inversión para llevar wifi a pacientes y profesionales, potenciar la telemedicina, el seguimiento online… 

En este artículo se critica que, a tenor de los estudios, hasta ahora la mejora de la conectividad digital aumenta el coste y la demanda de los servicios de salud. Aunque si determina que la salud electrónica abre un campo prometedor para la investigación, por el momento nos encontramos en muchas ocasiones con registros incompletos e información clínica imperfecta. 

Todo esto porque el otro día, cuando estaba en la consulta, se “cayo” el sistema informático y estuve media mañana sin ordenador. El resultado, estuve mas tiempo atendiendo a los pacientes y pude hablar mas con ellos, sobre sus problemas de medicación y resto de inquietudes. Cuando después me toco quedarme a pasar al ordenador la diferente información, me daba cuenta que en muchos casos esta no se puede explotar y quedará muerta en la historia clínica digital. 

Soy un acérrimo defensor de la tecnología pero nos falta que los sistemas de información y registros de salud estén mas depurados y en definitiva nos resulten mas útiles. Y por supuesto tenemos que empezar a soltar trabajo informático "superfluo" para dedicar mas tiempo a la atención personal, que al fin y al cabo es lo que quieren todos los pacientes.

domingo, 7 de mayo de 2017

Me gustan los medicamentos mucho, por favor respételos



Cartel que me encontré cerca del castillo de Magacela (Badajoz) y que inspiró este post


Por ejemplo…

Antes de iniciar cualquier tratamiento debe leer detenidamente el prospecto de los medicamentos. 

Utilice el medicamento tal y como se lo indicó su médico o farmacéutico, a la hora correcta y durante todo el tiempo que dure el tratamiento.

La mayoría de los medicamentos no se deben utilizar simultáneamente con otros ni con bebidas alcohólicas. Siga las instrucciones de su médico o farmacéutico.

No administre nunca su medicamento a otra persona. Ha sido recetado para su problema médico personal y puede no ser adecuado para el tratamiento de otra persona.

Lea siempre el envase antes de utilizar el medicamento, fijándose sobre todo en la fecha de caducidad. 

No se deben mezclar nunca dos medicamentos distintos en un mismo envase.

Es importante guardar los medicamentos correctamente. Como norma general proteger de la luz directa, del calor, de la humedad y fuera del alcance de los niños. Guarde en frigorífico solo aquellos medicamentos que lo necesiten.

Los medicamentos pueden a veces producir efectos no deseados. Informe a su farmacéutico sobre cualquier cambio observado durante su tratamiento.

Si se trata de medicación hospitalaria devuelva al Servicio de Farmacia Hospitalaria la medicación que no esté tomando en su tratamiento actual o caducada.

Etc…
Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.