miércoles, 23 de diciembre de 2015

Feliz Navidad


domingo, 20 de diciembre de 2015

Mida su “promiscuidad” con la industria farmacéutica con un simple test.

Esta semana desayunábamos con la noticia de “Imputados 50 médicos por cobrar sobornos por usar prótesis de Triber”. El laboratorio al parecer pagó viajes a algunos facultativos para que ocultaran fallos de calidad. Un viejo debate, un tema que no deja indiferente. 
Al hilo esta semana también la revista Brithish Medical Journal publicaba un cuestionario, medio en broma, medio en serio, titulado “Are you pharmiscuous? Take our quiz!”. Queriendo determinar con un juego de palabras y un test la “promiscuidad” en la relación profesional-industria farmacéutica. 

El cuestionario viene a decir algo así. (traducción libre). En estos casos es mejor tomárselo con humor.

1. Un representante de la industria farmacéutica aparece en su consulta y pide hablar con usted durante 10 minutos sobre un nuevo medicamento para la presión arterial. Usted: 

a) Se esconde. Le dice a su auxiliar de enfermería que finja que lleva una hora de retraso, a pesar de que varios de sus pacientes no han aparecido, y que está consultando confidencialmente sus historiales. 

b) Le comenta al representante que se reúnan brevemente en un momento que le venga bien a usted, no hay necesidad de ser grosero y escuchará lo que le dice. 

c) No le hace esperar y se pregunta si le habrá traído esos croissants que tanto le gusta.

2. Una compañía farmacéutica está reclutando pacientes para probar un nuevo medicamento para la diabetes y quiere que usted participe en el ensayo reclutando pacientes. Se le pagará muy bien por cada paciente que recluta. Usted: 

a) Pide ver el protocolo de investigación completo y evaluar críticamente el mismo antes de llegar a una decisión. 

b) Decide que el esfuerzo estará dignamente retribuido y el estudio suena razonable, aunque duda. El paso del consentimiento informado es un dolor. 

c) Teniendo en cuenta que la mitad de sus ingresos proviene del reclutamiento de pacientes en los ensayos, adelante. Después de todo, el estudio debe ser legítimo si se pasa a través de algún comité de ética, ¿no? 

3. Un representante de un dispositivo cardiaco quiere traer el almuerzo para todo el personal de la clínica, sólo para agradecer el trabajo que hace. Usted: 

a) Lo rechaza y compra un sándwich en la cafetería del hospital, calmando a sí mismo y a su personal con el aforismo, "No hay nada como un almuerzo gratis." 

b) Aprecia que su equipo trabaja duro y merece un buen almuerzo que usted no va a pagar por sí mismo. 

c) Está sorprendido de que solamente esté sugiriendo un almuerzo y está pensando en preguntarle si salen a cenar a ese nuevo restaurante de tapas ibéricas. 

4. Recibe una invitación por correo electrónico para participar en una breve encuesta sobre nuevos tratamientos para la depresión. Usted: 

a) Da a “eliminar” correo. Con gran esnobismo, como es habitual en usted, sabes que estas encuestas son anuncios encubiertos. 

b) Está en el aeropuerto y tiene 30 minutos de espera, para matar el tiempo, ¿por qué no? 

c) Completa la encuesta durante el tiempo de su trabajo, hace clic al azar y responde aleatoriamente al cuestionario. Si las empresas le envían mas… ¡su opinión es valiosa! 

5. Usted es un experto local en anticoagulantes, por lo que una empresa le pide que realice presentaciones a compañeros, ofreciendo honorarios equivalentes a tres veces el salario por hora que cobra habitualmente. Usted: 

a) Dice que está dispuesto a preparar su propia presentación y con mucho gusto dará educación gratuita a sus colegas.

b) Dice que desea revisar adecuadamente la literatura más reciente de todos modos y tener la oportunidad de preparar la charla y hacer algo de dinero al mismo tiempo. 

c) Le dice a la empresa que le envíe las diapositivas preparadas, revisa los estudios que la empresa dejó en su oficina, y pregunta si dar estas charlas se puede convertir en algo habitual.

6. Usted recibe una solicitud de amistad en Facebook de un representante de la industria que le visita. Usted: 

a) Rechaza la solicitud de inmediato y considera la eliminación de su cuenta. 

b) Prefiere no ser arrogante con alguien que parece bastante decente. Ya que solo utiliza Facebook para vigilar a sus hijos y a sus enemigos, acepta. 

c) Se pregunta por qué no está en su lista de amigos ya, como si fuera parte de su lista de boda. ¿Acaba de unirse a Facebook o algo así? 

7. Un colega le dice lo mucho que le pagan por pasar una tarde en una junta asesora farmacéutica la próxima semana. Usted: 

a) Mas que una asesoría es marketing farmacéutico. Si quieres una cena gratis y estar con un comercial durante horas “por favor responda a esta invitación.”

b) Piensa que su colega tiene derecho a vender su experiencia, a pesar de que sabe que puede ser diferente a lo que pase realmente en el mercado farmacéutico. Usted pregunte más sobre el tema y se pregunta si también podría participar. 

c) Se sorprende porque usted también participará la próxima semana y el tiene un honorario mas grande que el suyo. Inmediatamente llama al laboratorio para preguntar si alguien ha cometido un error. 

RESULTADO: ¿Cómo de promiscuo con la industria farmacéutica eres?

Puntuación 0 punto por cada (a), 1 punto por cada (b) y 2 puntos por cada (c).

Puntuación 0-1 Es usted un santo, ¿no es así? Su puritanismo es desagradable. Relájese. 

Puntuación 2-5 Usted ha estado coqueteando con la industria y está un poco avergonzado por algunas actuaciones al respecto. Está bien. Todos lo hemos hecho alguna vez. 

Puntuación 6-9 Usted tiene una hipoteca que pagar o hijos que mantener. Cualquier cosa para su familia. 

Puntuación 10-12 Usted es un amigo de la industria. . . con beneficios. 

Puntuación 13-14 Enhorabuena. Usted es un miembro de los médicos modernos de la profesión más antigua del mundo. 



domingo, 13 de diciembre de 2015

La infelicidad de la medicina

Foto: Retrato de José Ramón Lozano.
Los 7 jardines (Cáceres)
Me ha llegado por email una evaluación de los compañeros de Evalmed de un artículo de Richard Smith que escribió en British Medical Journal en 2001 y que tituló: ¿Por qué los médicos están tan infelices?. 
(Smith R. Why are doctors so unhappy? There are probably many causes, some of them deep. BMJ. 2001;322(7294):1073-4.)

El artículo habla de cómo la visión del paciente pasa porque la medicina va a resolver todos sus problemas, incluso los sociales y estimar que los médicos saben todo lo que es necesario saber. La visión del médico por su parte choca con esta estimación reconociendo los poderes limitados de la medicina moderna, incluso su peligrosidad. Su limitación para conocer y resolver todos los problemas de los pacientes desembocan en su infelicidad.

La solución según Smith pasaría por aceptar la muerte, la enfermedad y el dolor como parte de la vida, las limitaciones de la medicina por parte de ambos y que los pacientes no abandonasen sus problemas a los médicos sino que ambos participasen en el proceso.

Quince años después parece que poco ha cambiado, incluso se ha agudizado, y todo esto me ha recordado al famoso libro del cirujano Atul Gawande “Ser Mortal” editado este año. Alegato contra el ensañamiento terapéutico que sufren hoy los pacientes, en como queremos prolongar la vida a cualquier precio y como morir rodeado de maquinas en un hospital junto a gente desconocida se ha convertido en los habitual. Un bonito libro que reflexiona sobre como la meta no es una buena muerte sino una buena vida de principio a fin y esta pasa por aceptar las limitaciones de la medicina y la participación de los pacientes en las decisiones de la misma. 

Está claro que para que todo esto cambie tenemos que cambiar los profesionales sanitarios, pero también los pacientes. Es la única manera de que todos seamos mas felices en el complicado camino de la vida y la muerte.

martes, 8 de diciembre de 2015

La música nos salvará: un metaanalisis al respecto


En este reciente artículo publicado en la prestigiosa “The Lancet” se lleva a cabo una revisión sistemática de 73 ensayos clínicos controlados aleatorizados que reclutaron pacientes que utilizaron cualquier tipo de música antes, durante o después de procedimientos quirúrgicos en comparación con la atención estándar. 
Las conclusiones (con significación estadística) fueron que la música reduce el dolor postoperatorio, la ansiedad y el uso de analgésicos. Aumentó la satisfacción del paciente, pero la estancia media de hospitalización no varió. Los análisis de subgrupos mostraron que la elección de la música y el momento en que se escuchaba no alteraba los resultados. La música era eficaz incluso cuando los pacientes estaban bajo anestesia general. 

Los autores concluyen que la música es barata, no invasiva y razonablemente segura y debe ser ofrecida libremente a todos los pacientes sometidos a procedimientos quirúrgicos.

Hoy se cumplen 35 años de la muerte de Lennon, una de las inspiraciones de este blog. Por eso no está de mas recordar aquello de imaginar un nuevo mundo donde no existan guerras y todo el mundo viva en paz…

(Esta vez la versión de Coldplay cantada recientemente en París)


Related Posts with Thumbnails
Se ha producido un error en este gadget.